No te comas lo que prepara el chef de televisión

December 3, 2011 - 10:06 am No Comments

Por Tulio Zuloaga*

Iwao Komiyama me dijo una vez: “Tulio, no te comas lo que prepara el chef de televisión, porque seguramente no sabrá bien”.  Tarde tiempo en entenderlo; pero una vez que estuve frente a los fogones, en mi propio programa de televisión, lo comprendí a la perfección (Aclaro, no estoy hablando de ningún chef en especial, hablo desde mi perspectiva).  Lo que ves preparado en cierto tiempo, se demora mucho más tras bambalinas.

Por hablar solo de una situación, suele suceder que, cuando aplicas la salsa, se acaba la batería de la cámara (o al director se le ocurrió algo, o hubo un corte eléctrico), así que la debes limpiar y volver a agregar una y otra vez.  Los platos terminados, que deberían ir a la mesa “calientes”, deben esperar por horas a que se hagan las tomas correctas.  Para colmo de males, las luces del set derriten los postres fríos, endurecen las masas y secan las hierbas.  Pero eso tu no lo ves (Hay que reconocer: El chef que cocina en televisión, ES UN HEROE).

Estas palabras de Iwao ampliaron mi comprensión sobre otra de las problemáticas de los programas culinarios: En cierto modo vendemos falsas ilusiones.  En televisión todo es fácil, limpio, preciso; todo se hace rápido y con una perfección y tranquilidad que sorprenden, cuando la realidad es otra.  Tratamos de hacerle creer a la gente que las recetas que preparamos, son desarrolladas en el tiempo que dura el programa; pero para ser honestos, detrás hay una producción de no menos de 10 personas que apoyan al cocinero de la TV; así que generalmente, cuando se levanta el telón, el chef tiene su cocina organizada, con los ingredientes más bonitos y en ocasiones más extraños; con un set de cuchillos, ollas e instrumentos impecables que hacen que la cocina parezca más una sala de cirugía.

Muchas veces tengo que decirle a las angustiadas amas de casa y aficionados a la cocina: “tranquilos, la cocina es sencilla, pero no tanto como ustedes la ven ahí”, pues muchos de ellos, después de preparar alguna receta que vieron en televisión, quedan tan desilusionados y “asustados”, que en mucho tiempo no se les vuelve a ver por la cocina.  “La cocina requiere paciencia y esfuerzo”.

El chef del show, solo te da unas bases, y en esa medida está bien, pero, para tu tranquilidad, es necesario que sepas que tras los cortes de edición hay muchas horas, muchas más que en una cocina real, hay asistentes que lavan, limpian y retiran lo usado, hay colaboradores que colocan recetas previamente preparadas en hornos y neveras; ellos mezclan, hacen cortes perfectos, preparan los instrumentos necesarios y le ayudan al chef para que todo salga como debe de ser.

Hago claridad, no estoy criticando dicho proceso, pues sin estos avances, sería imposible ofrecer buenos espacios culinarios; pero si me parece pertinente que los televidentes sepan reconocer que estos espacios culinarios, como casi todo en la televisión, son también parte del show.  Imagínate cocinar con toda una cuadrilla de ayudantes que cortan, organizan y lavan por ti, que están pendientes de los tiempos, o que desde el día anterior te han alistado los fondos, bases y salsas necesarias para la preparación.  Esto en televisión se llama: Preproducción.

Ahora, para ti va a ser un poco más complicado, tu vas a hacer la receta por primera vez, generalmente el cocinero de la Televisión la ha ensayado varias veces antes de ejecutarla ante las cámaras, para tratar de minimizar errores, mismo proceso por el que tendrás que pasar antes de poder servirla a la mesa con gran orgullo.

Es comprensible, el tiempo en televisión es costoso, en cambio tú en casa puedes darte el lujo de gastarte el tiempo que quieras, sin la presión o las correcciones del director y de las compañías patrocinadoras.  El secreto está, no en seguir la receta paso a paso; si no en comprender el proceso y las técnicas.  Luego la preparas, no como el chef de la Televisión; si no de la manera que tú sabes cocinar.  Una antigua frase lo explica a la perfección: “Las recetas no son exactas, son orientativas. Hay que adaptarlas a cada uno”… Menos exacto es el chef de televisión.

Relájate; a la hora de la verdad, casi todo lo que cocinamos es una interpretación de nuestros sentidos; bien lo dijo Ferrán Adrià: “La cocina de autor es poner tu personalidad en lo que haces y ese sentimiento la convierte en algo distinto”.  Ahí está el secreto, tu receta no necesita ser un clon de lo que viste en TV; eso no tendría sentido.

Y por último lo mejor.  El programa se acaba, el chef suelta sonriendo una frase como: “Cocina y se feliz” y se va para su casa. ¿Cocina y se feliz? Te preguntas mientras miras tu cocina, que ha quedado seguramente como un campo de batalla… ¿Y ahora, quien recogerá la mesa, lavará los platos, cubiertos, fogones y quien organizará la nevera y la alacena?  No menos de 3 horas de tu tiempo en lo que el chef de TV se demoró 15 minutos.  Ten por seguro que ahora en el estudio su equipo de producción está lavando platos y organizando igual que tú.  Es la misma historia… no te desanimes…

__________
*Tulio Zuloaga Cantante, productor y músico colombiano. Conductor y productor del programa “Gastrosophia:  http://www.tuliozuloaga.com/

Comentar