Ecosistemas Desplazados

September 6, 2010 - 6:07 am No Comments


Por Catalina Cabrales*

En el mundo hay muchas formas de desplazamiento. Los seres humanos no somos las únicas víctimas. Así como la violencia le ha quitado el hogar a miles de familias, la expansión agrícola, la gran minería, los megaproyectos, los monocultivos y la ganadería extensiva, están desplazando a miles de especies animales y vegetales.

Cuando se arrasa un bosque nativo, se talan y se queman sus árboles, estamos destruyendo el hábitat, la casa, a miles de especies: las aves, las ardillas, las hormigas, los conejos, total, todos tienen que huir y buscar un lugar seguro donde refugiarse. Muchas familias han sido arrasadas de sus casas, de su hogar, dejando sus camas, sus fotos, sus recuerdos, y al igual que algunos pájaros buscan una nueva casa, un árbol, comienza lo nuevo, la  adaptación  a otras costumbres, y hasta compiten por el alimento para sobrevivir.

Pero la casa no es la casa material, las cuatro paredes, la casa es también todo lo que nos rodea: los caminos, el río o la quebrada, la montaña, los árboles. El hombre tiene la capacidad de adaptarse pero algunos animales no, muchos mueren y pueden llegar a extinguirse, a desaparecer. Los humanos pueden buscar refugio y hasta es difícil encontrarlo, comenzar, pero lo logran.

A un animal le es más complicado, al destruir o  intervenir un ecosistema estamos desplazando a miles de especies, ¿a dónde se esconderán?, ¿quién les dará la mano?, ¿qué subsidios recibirán? Muchos corredores biológicos lugares donde se alimentan o se aparean los animales están siendo fracturados o intervenidos por la construcción de carreteras, hidroeléctricas y puertos, obras que se realizan sin tener en cuenta los efectos ambientales que pueden ocasionar, sin importar qué clases de especies los habitan, cuántas pueden desaparecer.

Cada árbol, cada especie tiene una función, un nicho ecológico, que es el equilibrio para sostener el hilo que nos une al universo. Por ejemplo,  si no fuera por los bosques húmedos del Chocó, los Andes se habrían caído al Amazonas.

Otros ecosistemas como los páramos son los que recogen y regulan el agua, estos al ser amenazados por la agricultura y la gran minería que con sus retroexcavadoras destruyen la vegetación, la biodiversidad, afectando así la calidad y cantidad del agua. Los páramos son la casa de los  pumas, de los frailejones, del oso de anteojos, de algunos lagartos y mariposas, si se interviene el hábitat de estas especies hacia dónde huirían, qué casa o qué pueblo los albergarían.

El hombre puede cambiar de habitación, pero un oso moriría, un puma al tener que desplazarse entraría a competir con otras especies y el equilibrio biológico se rompería. En otros ecosistemas donde crecían ceibas, tekas caracolíes, ahora sólo hay cultivos de palma de aceite, y muy pronto desierto. Pero lo más preocupante es que la seguridad alimentaria también está en peligro, donde se cultivaba arroz, yuca ahora crece sólo palma. Los bosques tropicales están amenazados, y eso sin mencionar los problemas sociales que han generado estos megacultivos ¿Hasta dónde llegarán los límites del crecimiento?

Si el nicho del hombre es la cultura según Augusto Ángel Maya, qué estamos haciendo para cumplir nuestra función en la Tierra. Arrasar y arrasar, devorar y devorar. El hombre en su afán de consumir se está convirtiendo en la antiespecie, el único capaz de desplazar la vida.

Su voracidad convertirá al Planeta Tierra en un gran desierto, pero el hombre tiene la capacidad de modificar de no permitir que se rompa ese vínculo. Todos somos parte de la biodiversidad, no podemos seguir convirtiendo a Colombia en el país de los desalojos, tanto de humanos como de toda forma de vida, hay que mirarnos como un país con vocación ambiental, buscar alternativas sostenibles para restablecer y proteger los ecosistemas que están a punto de colapsar.

Recuperar la casa, el árbol, los caminos, los ríos, en fin, restaurar la vida, ese el verdadero nicho del hombre.

________________________
* Administradora Ambiental y de los Recursos Naturales con estudios en Biología y Química. Editora. Actualmente trabaja en el Río de Oro, Cesar como asesora de la Alcaldía Municipal en proyectos ambientales, como la recuperación del río, la concientización de la población en el manejo de los recursos naturales en especial con los niños y la comunidad campesina.

Comentar