Día de Halloween: cuando las brujas hacían procesos

October 21, 2010 - 7:37 pm 11 Comments


Por Carlos Arturo Correa Maya*

La fecha correspondiente a la noche de las brujas, es el día de conmemoración para ciertas carreras científicas y de ingeniería, relacionadas con la química. Es muy probable que la gente relacione esta fecha con sucesos de terror, pero si se le da una nueva mirada, desde el punto de vista de las ciencias y de ingeniería de Procesos, cambiará notoriamente el significado de los constituyentes asociados con la figura que los representa, una solitaria bruja cocinando en una oscura cueva.

Este personaje representa a los alquimistas, que hacían sus trabajos de investigación en solitario, a escondidas de la gente, desconfiando de todo el mundo y en las afueras de pueblos y ciudades para que nadie pudiera ver lo que hacían. Por eso el imaginario popular ubica a esta bruja en una caverna profunda, tan macabra como la ignorancia que persiguió esa manera de hacer ciencia. Cueva oscura, laboratorio distante y solitario, suficiente y necesario para facilitar la concentración del operador del proceso.

Es el interior de la caja negra industrial, donde se transforman sustancias y personas. En los rincones, hay telarañas, cuyas fibras son receptores de vibraciones que alertan sobre la presencia de fisgones y seres extraños que interfieren los procesos. Surca el enrarecido ambiente un murciélago, tan extraño como las brillantes y esotéricas ideas que emergen de lo profundo de nuestro cerebro.

La bruja es un personaje feliz, cuyas carcajadas se reproducen en ecos, emergiendo de las montañas, retumbando en caseríos y pequeños pueblos, asustando a los ingenuos. Tiene puesto un gorro en la cabeza, acatando una de las normas de manipulación de alimentos, para evitar que algún indecente cabello se desprenda de la cabeza y caiga directo a la olla.

Además, está protegida con un ropaje grueso, anunciándole a las generaciones futuras que cuando se hacen procesos, y por seguridad industrial, siempre se debe emplear bata de laboratorio. Su nariz es larga, ancha y grande, suficiente para detectar el aroma de lo que cocina y saber con precisión el punto final.  Mantiene una escoba parada al lado del fogón, dispuesta para cuando la bruja quiera volar. Es la parodia de nuestra imaginación y sin ella, pocas cosas serían posibles.

La gran olla, cubierta con una gruesa capa de hollín, montada sobre piedras en un rústico y primitivo fogón donde arden trozos de madera, representa los reactores que se emplean en la industria moderna. Su diseño debe ser el apropiado para resistir no sólo las altas temperaturas necesarias en la cocción, sino la fuerza de la agitación y el peso de los constituyentes de la mezcla. Para homogenizar los componentes que hay dentro, la bruja emplea un palo que mueve en rítmicos vaivenes, dando origen de los agitadores. El proceso llega a su fin, después de varias horas, cuando la mezcla líquida hierve.

En este cuadro está la combinación de los cuatro elementos fundamentales. Agua, líquido que ebulle. Tierra, polvos que la bruja agrega a la sopa para cautivar incautos. Aire, los gases que salen en forma de burbujas indicándole a la bruja cuando el proceso llega a su fin, y el fuego, energía que todo lo transforma.

Los procesos actuales tienen el mismo origen y siguen pautas similares, desde tiempos inmemoriales, cuando las brujas hacían los suyos.

__________________
* Profesor de tiempo completo en EAFIT por más de 30 años en Ingeniería de Procesos. Ha sido profesor de cátedra de la Universidad de Medellín, Escuela de Ingeniería de Antioquia, Universidad de Antioquia y docente invitado en otras universidades de Europa. Tiene a su haber dos libros: “Literatura, cuentos de un Hombre Común” y otro en el área de la  química, titulado “Fenómenos Químicos”. Ha sido escritor invitado en revistas nacionales e internacionales. Su quehacer universitario como docente es la Química, haciendo énfasis en la Instrumental. ccorrea@eafit.edu.co

11 Responses to “Día de Halloween: cuando las brujas hacían procesos”

  1. Teresa Galeano Says:

    Como siempre, muy evocador y muy gráfico. Veo que te animas a ir divulgando tu trabajo literario. ¡Enhorabuena y sigue en ello!

  2. jose luis cadavid Says:

    Caliche, esta muy bacano!

  3. Ana Maria Villegas Says:

    Jajajajjaja me encanta…. :D escrito por un excelente profesor…. :)

  4. Juanita Says:

    Mm entonces seré una bruja feliz creo que no me equivoqué de carrera!!!!!

  5. Manolo Martínez Says:

    Cada vez que sé algo de ti, me sorprendes…eres la caña!

  6. Laura Carvajal Says:

    Jajaja, excelente analogía, me encantó!!… Definitivamente soy orgullosamente bruja! :D

  7. Steven Says:

    Muy buen cuento. Me encantan tus historias porque se aprende algo nuevo e interesante para aplicar en la vida, además son muy divertidas y entretenidas.

  8. mariyen Says:

    guauuuuuuuuuuu

  9. lina Says:

    muy bien me guta

  10. Indira Says:

    Excelente!!!

  11. Gines Says:

    ¡Excelente!

Comentar