Los científicos soñamos

February 23, 2011 - 4:11 am 1 Comment

Por Christian G. Quintero M.*

¡Soñar no cuesta nada! dice un bien conocido adagio popular. Aún en el campo de la investigación científica tiene sentido hacerlo, máxime cuando nuestro país cuenta con personas talentosas y emprendedoras en todas las áreas del saber. La ciencia desde siempre ha estado involucrada en el desarrollo y bienestar de la humanidad, por lo que soñar, que no es otra cosa que dejar volar nuestra imaginación y anhelar tiempos y realidades mejores para nosotros y nuestro entorno, es apenas consecuente con dicho espíritu. Con tanto capital humano por aprovechar, los esfuerzos y recursos del sector público y privado a veces resultan insuficientes para toda una comunidad ávida de contribuir desde su campo, a lograr el país que todos soñamos.

Este noble y loable sueño se vislumbra posible, si promovemos y unimos esfuerzos en pro de un mayor compromiso en la definición, formulación, negociación, ejecución y evaluación de proyectos de innovación y transferencia tecnológica, que mejoren e impacten positivamente nuestra sociedad, productividad y competitividad, a través de la consolidación y materialización de sueños no menos importantes que, pienso, todo investigador anhela convertir en realidad:

* Una perfecta comunión entre la academia, las empresas y el Estado.

Nada más gratificante y útil que las contribuciones científicas alcanzadas, generen nuevos e innovadores procesos, productos y servicios, fruto del esfuerzo mancomunado y el liderazgo visionario de investigadores y empresarios, que buscan resultados mucho más acordes a nuestra realidad, apoyados por inversiones estratégicas de un Estado comprometido, que trabaja por lograr un país innovador con capacidad económica, empresarial y tecnológica reconocida internacionalmente.

* Una continua y fluida interacción entre grupos de investigación.

Garantizar una estructura estable de cooperación multidisciplinar en red, fomenta y facilita el intercambio de experiencias, de experticia y de infraestructura, traspasando de esta manera las fronteras del conocimiento e impactando en todas ellas eficientemente con una mejor articulación, participación, utilización y aprovechamiento de los recursos disponibles.

* Un incesante acompañamiento, apoyo y motivación a las nuevas generaciones de investigadores.

Sembrar, cultivar y cuidar la semilla de la investigación en nuestros ciudadanos, en sus diferentes niveles de formación, desde la infancia hasta la adultez, desde la escuela hasta el postgrado, favorece y potencia una permanente renovación y revitalización de nuestro talento humano, dando cobertura, continuidad, ordenamiento y pervivencia a todas las estrategias y modelos organizacionales de la investigación en el país.

* Un espacio fértil e idóneo con tiempo y dedicación suficientes para la actividad intelectual y creativa.

Promover las nuevas ideas y estimular la creatividad e imaginación de los investigadores, fortalece e impulsa el desarrollo del país a ritmos mucho más acelerados, a través del establecimiento de un ambiente adecuado para el libre desarrollo del quehacer científico en donde la investigación de calidad tenga la prioridad y el tiempo que necesita y merece.

* Un mayor reconocimiento a los investigadores, innovadores intelectuales y empresarios de la ciencia.

Establecer mejores esquemas de reconocimiento, estabilidad y equidad para nuestros investigadores, es muestra de la valoración, importancia y respeto que se le debe dar a la labor llevada a cabo por ellos, seres humanos excepcionales que cada día trabajan ardua y comprometidamente por la creación, consolidación y financiación de líneas y proyectos de investigación con altos estándares de calidad, que conlleven a la formación de recurso humano, la generación de empleo, la obtención de infraestructura científica y tecnológica adecuada y la difusión, publicación e internacionalización de sus avances y contribuciones para el desarrollo del país.

¡Soñar no cuesta nada!, seguimos diciendo ahora. Máxime cuando los cambios más importantes en pro de la consecución de estos cinco sueños ya han empezado a suceder en nuestra sociedad, que busca una nueva identidad en la que la investigación, el desarrollo y la innovación sean los pilares fundamentales para construir un mejor futuro para todos. Futuro al que no llegaremos solos, sino acompañados de redes de información, entornos audiovisuales y multimedia, Internet, entornos inteligentes y ubicuos, tecnologías informáticas, equipos, sistemas y servicios de telecomunicaciones, la electrónica, las tecnologías de seguridad y confianza, y los servicios públicos digitales, que nos permitirán crear grandes y majestuosas ciudades del conocimiento en cualquier tiempo y lugar, en donde nada parece imposible y en donde de tanto soñar, todo se puede volver realidad.

___________
* Christian G. Quintero M. es profesor e investigador de tiempo completo del Departamento de Ingenierías Eléctrica y Electrónica de la Universidad del Norte en Barranquilla, Colombia. Recibió su Ph.D. Cum Laude en el programa doctoral en Tecnologías de la Información del Departamento de Electrónica, Informática y Automática de la Universidad de Girona, España en el 2007. Es Ingeniero Cum Laude en Electrónica de la Universidad Industrial de Santander, Colombia desde el 2001. Actualmente, es miembro del grupo de investigación en Robótica y Sistemas Inteligentes y Coordinador de la Maestría en Ingeniería Electrónica de la Universidad del Norte en Barranquilla. Sus intereses en investigación incluyen el desarrollo de planteamientos de Inteligencia Computacional implementados conjuntamente en diversos dominios de aplicación. Su experiencia en investigación está relacionada con la definición, formulación, negociación, ejecución y evaluación de proyectos tecnológicos y gestión de proyectos de educación en tecnología.

One Response to “Los científicos soñamos”

  1. José Ledesma Says:

    bastante acertado y pertinente el artículo, sobre todo la parte en que se visualiza y fomenta la investigación en los ciudadanos desde la infancia. Ya que si desde niño se nos inculca y guía por este camino nos resultaría más claro en la edad adulta andar por estos caminos de la investigación.

Comentar